nº20 | ¿hay gente que piensa?

Fuera de contexto

Últimamente estoy que no me aguanto con los contextos. Me ha dado, lo reconozco. Contextos para arriba y para abajo, contextos todo el día en la boca, los saco en discusiones, los llevo a porrillos en los bolsillos, los arrojo cuando lo necesito, los echo en falta demasiado. No es que sea nuevo, que una siempre ha sido muy de contextualizar, muy vygostskyana, pero como esta alianza estratégica que he construido estos días, nunca.

No te enteras de nada. Contextualiza. No me entero de nada. Te falta información, que diga, contexto. ¿Te contextualizo que te noto perdido? Más contexto y menos atomización de ideas. Ideas, esas, inconexas. ¡¿Cómo has interpretado eso?! Venimos de contextos tan distintos. Lo soltaste en el contexto menos indicado…

Recurro al contexto como agüita de mayo. La mayoría de las veces por necesidad, saber de dónde viene eso que hablamos, que leo, que cuentan, eso que me oprime o libera. El contexto es memoria, es reconocer las trayectorias de nuestras teorías y, con ellas, nuestras prácticas. Pero a veces, simplemente, el contexto no basta.

Es como una hartura de entendimiento, un hastío de comprender y respetar puntos de vista y unas ganas crecientes de patalear, de soltar, qué te digo yo, un no hay contexto que me haga hoy entender esto. Y descubro, entonces, que están en desuso unas acepciones de contexto que tienen que ver con enredos y marañas, trabazones y cuestiones que se enlazan y entretejen, y me voy sintiendo un poco mejor otra vez. No porque la RAE lo diga, que anda cubiertita de gloria, sino porque en ocasiones nuestros entornos políticos, históricos o familiares no le dan sentido per se a lo que nos ocurre, que los desborda.

Y en estas andaba, transitando —que ahora se dice— por los contextos, cuando me levanto el otro día y escribo la siguiente frase chorra en el feisbuc: Autónoma (casi) siempre, de alta un mes al año. Jugando con la idea de la autonomía, la de sabernos capaces, metiéndole un casi más que necesario, donde entra el apoyo mutuo y nuestra vulnerabilidad, ya que estamos. Jugaba también con la referencia a los movimientos autónomos y sí, también me refería al alta de diciembre de periodista precaria autónoma. Y, en cualquiera de sus sentidos, fuera de contexto.

Nos apoya

La Biblioteca Social hnos. Quero nace en el año 2003 como respuesta a la necesidad colectiva de un espacio estable en Granada donde se apostara por la formación política y la autoorganización. El ámbito en el que se mueve es antiautoritario, anticapitalista y antipatriarcal; sin embargo no se encuadra en un marco ideológico cerrado, sino que en él confluyen sensibilidades políticas diversas.

Se trata de un proyecto totalmente autónomo y autogestionado, sin ninguna vinculación institucional ni empresarial; no recibe subvenciones de ningún tipo, ni tiene liberadas que reciban un sueldo por su actividad. Su mantenimiento económico depende principalmente del apoyo de quienes la usan y/o valoran como una iniciativa necesaria, así como de los ingresos obtenidos mediante la librería o las ediciones. Puedes apoyar el proyecto asociándote a través de una cuota (desde 2€ al mes) que permite un 10% de descuento en la compra de material de la librería. También cualquier aportación o colaboración puntual es bienvenida.